Al momento de solicitar un crédito hipotecario, uno de los datos que tienes que considerar antes del contrato es elegir entre tasa fija o variable. Nosotros te explicaremos todos los detalles al respecto para que tomes la mejor decisión.

¿Qué es un crédito hipotecario?

Por lo general, los costos de las propiedades no pueden liquidarse en un solo pago. Si te hace falta un apoyo económico para vivir en la casa de tus sueños, lo que necesitas es un crédito hipotecario.

Un crédito hipotecario es un préstamo que realizan las instituciones financieras con el propósito de apoyarte para conseguir la propiedad que tanto anhelas.

Los créditos hipotecarios se brindan para comprar, ampliar, reparar o construir una vivienda. Estos préstamos pueden ser a mediano o a largo plazo.

Para otorgar el crédito hipotecario, la propiedad que adquieres queda en garantía o hipotecada a favor de la institución financiera en lo que liquidas tu deuda.

tasa fija o variable
Pexels

Lo anterior no significa que no puedas habitar la propiedad. De hecho, la propiedad es tuya y puedes hacer uno de la misma. Solo en caso de que no pagues, la institución financiera podrá retirarte la propiedad.

Explicamos esto porque creemos que es importante que conozcas la definición de este concepto antes de profundizar con la tasa fija o variable.

Elementos de un crédito hipotecario

El crédito hipotecario contempla diversos elementos entre los que se encuentran las tasa fija o variable. Te explicaremos todo a detalle.

Los elementos que componen un crédito hipotecario son:

  • Capital: Es el dinero prestado que debe devolverse mediante pagos periódicos.
  • Interés: Es un porcentaje adicional derivado de la comisión por el crédito hipotecario. Es justo en este punto donde aparece la tasa fija o variable.
  • Plazo: Es el periodo en el que te comprometes a pagar la capital y el interés.
  • Garantía hipotecaria: Es la facultada que tiene la institución financiera de quedarse con la propiedad en caso de incumplimiento de pago.

¿Tasa fija o variable?

Al momento de solicitar un crédito hipotecario y determinar el interés, te darán dos opciones: tasa fija o variable.

El pago de la tasa fija o variable viene incluido en la mensualidad, al igual que el resto de las comisiones. Existen dos tipos de tasas de interés: fija o variable. ¿Cuál es la diferencia y cuál te conviene más al momento de solicitar tu crédito hipotecario? No te preocupes, te lo explicamos paso a paso.

Tasa fija

La tasa fija implica que la cantidad que pagues será la misma en todo momento, sin importar los cambios del mercado. Es decir, si pides 200 pesos prestados, la tasa de interés del préstamo siempre será la misma.

Tasa variable

La tasa variable implica que tus pagos mensuales aumenten o disminuyan con el paso del tiempo. Por lo general, estos ajustes se hacen de forma trimestral, semestral o anual.

¿Qué me conviene más la tasa fija o variable?

Dependiendo de las condiciones de tu crédito hipotecario, sabrás si te conviene más seleccionar una tasa fija o variable.

Es importante recalcar que la tasas de interés en general se calculan dependiendo de algunas situaciones económicas cómo la inflación o el PIB.

Los especialistas sugieran que si un crédito tiene un plazo corto, es mejor tener una tasa variable. Por otro lado, si el periodo de pago de tu crédito hipotecario es largo, conviene más tener tasas fijas.

Las tasas fijas suelen ser un poco más altas que las variables, pero ofrecen la ventaja de que son constantes y puedes planificar el monto. Las tasas variables son más bajas, pero dependen de la fluctuación de la economía del país.

Si tus ingresos van en aumento de forma constante, quizá está tasa te convenga más, ya que habrá momentos en los que pagues menos de lo planeado. Algunos meses la tasa de interés puede permitirte ahorrar para invertir en otras cosas, pero otros meses quizá pagarás más.

Si tu crédito hipotecario tiene un plazo corto, conviene el riesgo de la tasa variable porque los porcentajes son muy atractivos y el riesgo será mínimo.

Conclusiones

Al momento de solicitar un crédito hipotecario debes evaluar el costo de la propiedad y tu capacidad financiera. Si tus ingresos te permiten tener un crédito de un plazo corto, opta por las tasas variables debido a que son más bajas y puedes ahorrar un poco más.

En caso de que tu situación económica necesite que el plazo de tu crédito sea más extenso, conviene pedir una tasa fija porque aunque es más elevada se mantendrá constante y evitarás imprevistos.

En TrueHome by Loft tenemos propiedades en diversas partes de México y te ayudamos a encontrar el crédito hipotecario que más se ajuste a tus necesidades. Nuestros expertos estarán contigo durante todo el proceso de compra-venta y te darán una atención personalizada.

Te recomendamos consultar nuestra calculadora de crédito para tener una visión más general sobre tu crédito hipotecario y el tipo de tasa que más te conviene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar