Hacer la declaración anual es una obligación que tienes por ser una persona económicamente activa. La declaración anual es un reporte que se realiza ante el SAT. Te explicaremos todo lo que necesitas saber sobre este importante trámite.

¿Qué es la declaración anual?

La declaración anual es un reporte que se realiza ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) para informarle al gobierno los ingresos y egresos que tienes durante el año. Con la declaración, contribuyes al pago de impuestos.

La declaración anual se debe realizar si eres una persona física o moral.Dependiendo del tipo de contribuyente que seas y el régimen al que pertenezcas, será el proceso para realizar la declaración.

Sin embargo, las personas físicas pueden hacer el trámite por internet o en las oficinas administrativas mientras que las personas morales solo pueden hacerlo en línea.

¿Qué implica hacer una declaración anual?

Dentro de la declaración anual se toma en cuenta el ISR (Impuesto Sobre la Renta) de los ingresos y egresos que tiene una persona durante su ejercicio fiscal. El ISR es calculado tomando en cuenta lo que ganas de forma mensual. Si eres persona moral, el ISR puede representar hasta un 30% de los ingresos.

Si eres una persona física debes presentar la declaración anual siempre y cuando cubras con los siguientes requisitos.

  • Prestar servicios profesionales por honorarios
  • Rentas bienes inmuebles.
  • Realizas actividades empresariales.
  • Has adquirido un bien.
  • Percibes más de 400 mil pesos anuales.
  • Tienes inversiones en el extranjero
  • Recibiste un préstamo o donativo mayor a 600 mil pesos.

Para las personas físicas, la declaración anual se realiza en el mes de abril del año siguiente al cierre fiscal.

¿Cómo se hace la declaración anual?

Si eres persona física, lo primer que debes hacer es recopilar la siguiente información:

  • CFDI: Son los comprobantes de nómina del salario que recibiste en el año.
  • Constancias de percepciones y retenciones.
  • Comprobante de las declaraciones mensuales
  • Recibos de honorarios o facturas
  • Tener la firma electrónica: se obtiene al darse de alta en el SAT
  • Contraseña de la plataforma
  • CLABE: Es la Clave Bancaria Estandarizada que tienen todas las cuentas bancarias.

Si no sabes cómo hacer la declaración anual, puedes ir directamente a las oficinas del SAT, ahí un grupo de personas te asesorarán y te ayudarán a hacer tu declaración. También puedes contratar a un contador para que realice la declaración anual por ti.

Otra opción es hacer la declaración anual en línea tú mismo, para eso deberás hacer lo siguiente:

  • Entra a la página del SAT e inicia sesión con tu RFC , contraseña o e.firma.
  • Da click en la opción de “Presentar declaración”.
  • Selecciona el ejercicio y tipo de declaración y da click en siguiente.
  • Encontrarás una declaración automática si perteneces al régimen de Sueldos y Salarios. Este formato se llena tomando en cuenta la información que tu empleador proporciona y las facturas que tienen tu nombre. En este caso solo debes revisar que los datos sean correctos.
  • Envía la declaración anual
  • Descarga el acuse de recibo
  • Si tienes saldo a tu favor, indica si quieres la devolución.
  • Si tienes que pagar impuestos, descarga la línea de captura y realiza el pago

¿Qué puedo deducir en mi declaración anual?

Una deducción de impuestos es una reducción del monto total de los impuestos que se deben pagar.

Se puede deducir lo siguiente:

  • Pago de honorarios a médicos, dentistas, psicólogos, nutriólogos y en general a personal de la salud.
  • Gastos hospitalarios y de medicinas.
  • Honorarios de enfermeras, análisis y estudios clínicos.
  • Prótesis o aparatos para rehabilitación
  • Seguros de gastos médicos
  • Pagos de colegiaturas de escuelas privadas.
  • Cuentas de ahorro que no excedan los 152, 000 pesos anuales.

Dependiendo de la profesión y oficio que ejerzas, tu contador podrá decirte qué otros gastos puedes deducir en tu declaración anual.

¿Cuáles son las consecuencias de no realizar mi declaración anual?

Para el SAT es muy importante que cumplas con tu declaración anual. Dependiendo del monto que no declares, la sanción puede ir desde una multa hasta problemas legales que pueden terminar en que te priven de tu libertad por evasión fiscal.

Existen dos tipos de multas para los contribuyentes que no presenten su declaración. Un tipo de multa es por no presentar la declaración anual y la otra es por cada una de las obligaciones fiscales no cumplidas. Si no pagas las multas hay sanciones adicionales.

El costo promedio de las multas es el siguiente:

  • No hacer la declaración: de $1400 a $17370.
  • Hacer la declaración fuera de plazo o sin cumplir todos los requerimientos: de $1400 a $34730
  • No realizar la declaración en tiempo y forma: de $14,230 a $28490

Si no pagas las multas, esto puede perjudicar tu historial crediticio porque las deudas fiscales del SAT serán compartidas con el Buró de Crédito y es probable que más adelante tengas problemas para adquirir un crédito.

Si estás planeando adquirir una casa también tendrás que pagar impuestos pero no te preocupes, en TrueHome te ayudaremos a resolver cualquier duda que tengas al respecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar