Después de recibir el aguinaldo, vacacionar, ver a las personas que amas y comprar regalos para la familia o amigos, viene la temible cuesta de enero. La cuesta de enero es un periodo que ocurre justamente a principios de año en el que algunas personas no cuentan con el dinero suficiente debido al despilfarro económico de diciembre.

5 Consejos para lidiar con la cuesta de enero

Para algunos la cuesta de enero es inevitable y, el principal culpable de este fenómeno no es el mes ni mucho menos la navidad; son tus malos hábitos financieros. Es por eso que hemos decidido traerte estos 5 consejos para que puedas ser feliz y despreocuparte de la cuesta de enero.

cuesta de enero
Foto de Mikhail Nilov en Pexels

1. Resiste a las rebajas y gastos incensarios

En esta época, las tiendas departamentales tienen rebajas que pueden parecer irresistibles. El problema es que entre rebaja y rebaja, terminas gastando dinero que no tenías contemplado. Lo mejor que puedes hacer es resistir a los descuentos y si decides comprar algo, que sea algo que realmente necesitas y no un impulso de último memento.

Los gastos FOMO como los dulces de antojo, el café latte de la mañana, el Uber de emergencia porque te levantaste tarde o cualquier cosa que no necesitas realmente para subsistir y que bien pudiste haber evitado, pueden representar un gran gasto a la larga.

En lugar de gastar el dinero en cosas que no necesitas en realidad, invierte en tu futuro. Guarda un poco de dinero para el retiro o cumplir alguna meta que tengas. Toma en cuenta que si reduces los gastos pequeños, podrás ahorrar más fácilmente para comprar un auto, una casa o pagar tus vacaciones.

2.Prioriza los gastos importantes

Hay gastos que no se pueden evitar por nada del mundo como el pago de la luz, internet, la renta, colegiaturas o comidas. Lo primero que debes hacer es guardar el dinero que corresponde a esos pagos. Evita despilfarrar dinero en pequeños “gustitos”. Recuerda que la cuesta de enero implica un momento de austeridad.

Más adelante habrá otros momentos en el año para derrochar dinero de nuevo, por lo que debes tomar precauciones para enfrentar la famosa cuesta de enero.

Evita utilizar las tarjetas de crédito o pedir dinero prestado para cubrir los gastos importantes. Pagar deudas endeudándote más puede parecer una buena idea pero no lo es. De esa forma solo aumentarán tus deudas.

El pago de impuestos también es importante, no te atrases porque el SAT puede multarte por no cumplir con tus obligaciones fiscales. Contempla ese gasto dentro de los pagos importantes que debes realizar.

Los seguros de auto, de vida o de salud pueden ayudarte a ahorrar dinero así que busca uno que se acople a tus necesidades. Así cuando los imprevistos aparezcan no tendrás que sacrificar tanto tus ahorros.

3. Registra tus gastos

Una fórmula para organizar mejor tus gastos es dedicar el 50% de tu sueldo a pagar servicios prioritarios, 30% para gastos personales y el 20% para ahorrar invertir.

Para que la mitad de tu sueldo no se vaya en el pago de servicios, realiza una listas de gastos e ingresos y elimina aquellos gastos que no son tan necesarios. De esa forma podrás tener un colchón para la cuesta de enero.

Si tienes tarjetas de crédito, no pagues el mínimo porque los intereses siguen creciendo y tu deuda igual. Este mes evita usa tanto tu tarjeta de crédito.

4. Gasta solo lo que tienes

Ten un vida que esté en armonía con tus ingresos, no es necesario que te gastes todos tus ingresos para ser feliz. Ajústate a tu propio presupuesto. La vida está llena de imprevistos y por eso es necesario ahorrar e invertir para tener finanzas personales saludables.

Haz un presupuesto realista de todo lo que debes pagar. Si algo se sale de tus posibilidades económicas, no te endeudes para alcanzarlas. Es mejor buscar otras alternativas de ingresos que quedarse en ceros en esta cuesta de enero.

5. Mejora tus hábitos financieros

El año nuevo y la cuesta de enero pueden convertirse en un buen impulso para mejorar tus hábitos financieros. Infórmate sobre educación financiera, busca formas de ahorrar para alcanzar tus metas y encuentra ingresos extras para que no sufras cuando algún inconveniente financiero se presente.

No se trata tampoco de hacer metas inalcanzables, comienza con pequeños objetivos. Un buen plan es ahorrar todas las monedas de 10 pesos, te sorprenderá saber cuánto puedes ahorrar en un año.

Conclusiones

Recuerda que tus metas financieras deben ser específicas, medibles, alcanzables, relevantes y planificados en un tiempo adecuado. Crea un presupuesto mensual que no te desfalque aún estando en vacaciones. Ten un fondo de emergencias para que cuando surja algún imprevisto no te desfalques.

Si ya tienes deudas entonces comienza a pagarlas. Avanzar hacia tu meta de ahorro va a ser muy difícil si tus deudas siguen acumulando intereses. Crea un plan que te permita liquidar tus tarjetas para que puedas ser libre y entonces comenzar a ahorrar para nuevos proyectos.

Si quieres saber más sobre educación financiera, no te pierdas las publicaciones del blog de TrueHome. Mejorar tus hábitos financieros pueden ayudarte a conseguir una casa aunque estés pagando renta.

No lo dudes más y piensa en tu futuro, cuídate de la cuesta de enero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar